La conducción de Chile hacia las energías limpias

Se proyecta que para el 2050 se triplicaría la necesidad de energía.

La producción energética es un tema transversal en todo el mundo, siendo prioridad en las agendas gubernamentales de varios países desarrollados y en vías de desarrollo. Chile no está ajeno a esta realidad y ya hace años se encuentra trabajando en buscar alternativas que sustenten la creciente demanda energética, calculándose que para el año 2050 se triplicará el consumo en el país.

Claudio Seebach, presidente ejecutivo de Generadoras Chile, asociación que reúne a las principales empresas energéticas bajo los principios de sustentabilidad, seguridad, calidad y competitividad, nos cuenta que la fuente actual energética proviene con un 57% de termoeléctricas y con un 43% de energías limpias, repartiéndose estás con un 30% en hidroeléctricidad, 5% solar, 5% eólica y un 3% repartido en otras fuentes, pero que para el 2030 se espera que pase del 5% al 30% en energía eólica, y a un 20% en energía solar, restando números a las termoeléctricas, esto gracias a la riqueza natural del país, abundante en sol, viento y agua.

Lo anterior nos deja en un liderazgo respecto al resto de los países del cono sur, llegando incluso a que prensa norteamericana nos comparen con Arabia Saudita gracias a la riqueza solar con la que contamos, y al rol de China como uno de los principales proveedores de autos eléctricos, paneles solares, torres eólicas, entre otros, a un costo accesible, lo que mejora el mercado.

Actualmente se encuentran en construcción el proyecto solar de Cerro Dominador que tendrá un producción de 110 MW, transformándose en la primera planta termo solar en Latinoamérica de estas dimensiones, que evitará la emisión de unas 870.000 toneladas de CO2 al año. Sumado a este, también se encuentra en construcción los proyectos Huatacondo y los parques eólicos Aurora y San Gabriel, ubicados en la décima y novena región respectivamente.