Estudios realizados en diversas comunidades de Gorilas, abre nuevos cuestionamientos sobre la evolución.

La investigación realizada a 77 Gorilas silvestres arrojó que al caminar no sólo utilizan solamente sus nudillos y establece una nueva arista sobre la teoría de la evolución.

Una investigación realizada por el Instituto Catalán de Paleontología, publicado por la revista científica “American Journal of Physical Anthropology”, estudió la forma de caminar de 77 Gorilas de montaña en su hábitat natural, concluyendo que un 40% de ellos, usan diversas formas de apoyo nunca antes visto en un Gorila, lo que establece una nueva interrogante en la teoría de la evolución.

Tradicionalmente los Gorilas caminan apoyado en sus nudillos, pero durante la investigación cambiaron la posición de apoyo usando la palma y el dorso de sus manos hasta la muñeca, de acuerdo con las condiciones del terreno.

Esto abre nuevas hipótesis sobre el proceso evolutivo de los humanos a la posición bípeda.